Las personas mayores que viven solas son uno de los colectivos más vulnerables. Protegerlas, tanto dentro como fuera de la vivienda, es una de las principales prioridades de sus seres queridos, aunque en ocasiones puede convertirse en una tarea difícil, especialmente si viven lejos.

El incremento de la esperanza de vida, los avances de la medicina y la independencia que se quiere seguir manteniendo a cierta edad hacen que el colectivo de personas mayores que viven solas no deje de aumentar. Para que vivan más tranquilos, nada mejor que tomar ciertas medidas orientadas a su protección.

¿Cuántas personas mayores viven solas en España?

Se estima que hay casi cinco millones de personas que viven solas en España, de las que aproximadamente un millón y medio tiene más de 65 años. Con mayor o menor grado de dependencia, estas cifras implican que pueden necesitar ayuda en cualquier momento sin tener a alguien cerca que pueda intervenir de manera inmediata.

El problema de vivir solo a cierta edad se acentúa en las grandes ciudades, ya que en ocasiones los hijos o nietos no viven cerca o se encuentran gran parte del día trabajando, lo que impide que puedan estar con ellos físicamente la mayor parte del tiempo.

Se calcula que en ciudades como Madrid una de cada cinco personas mayores de 65 años vive sola en su domicilio, según la Encuesta Continua de Hogares del Instituto Nacional de Estadística. En ocasiones son autosuficientes para pasar el día por su cuenta sin demasiadas complicaciones, pero hay que permanecer alerta porque pueden necesitar ayuda en cualquier momento y ante una amplia variedad de situaciones.

Consejos para proteger a personas mayores

La vulnerabilidad de las personas mayores, y su mayor disposición a sufrir accidentes frente a personas incluidas en otras franjas de edad, es el motivo por el que este colectivo se ha convertido en una de las prioridades de las diferentes Administraciones, que destinan campañas de información periódicas a informar sobre las medidas más adecuadas para proteger su integridad física en diferentes ambientes.

En general, el domicilio es uno de los lugares en los que más hay que extremar la precaución, ya que es el lugar donde más horas al día pasan las personas mayores, lo que aumenta el riesgo de sufrir un accidente que pueda poner en peligro su integridad. Tener cuidado con las caídas y no abrir la puerta a desconocidos son dos de las medidas más efectivas para evitar situaciones indeseadas.

Los especialistas aconsejan a los familiares y allegados de las personas mayores que viven solas que dediquen tiempo a informarles de las situaciones de potencial peligro, lo que se considera una medida mucho más efectiva que las campañas publicitarias destinadas a tal fin.

¿Cómo crear un hogar seguro para personas que viven solas?

Para que las personas mayores puedan vivir solas sin temor a sufrir algún accidente, lo mejor es acondicionar la vivienda para mejorar su seguridad:

  • En primer lugar, hay que evitar que haya muebles o alfombras con los puedan tropezar.
  • En el cuarto de baño es mejor contar con un plato accesible de ducha que con una bañera. Además, se pueden instalar en lugares estratégicos de la vivienda barras de sujeción para facilitar los movimientos.
  • Las instalaciones del agua y el gas tienen que ser revisadas muy frecuentemente para evitar incendios o escapes. Conviene que la persona mayor tenga a mano un extintor y los números de teléfono de sus seres queridos apuntados en un lugar accesible.
  • Es recomendable que cuenten con ayuda para realizar las tareas más engorrosas del hogar y a la hora de cocinar.

Por último, es bastante común a cierta edad olvidarse de tomar las pastillas o tomar más medicamentos de los que corresponden. Una solución es ayudarles a autogestionar la toma de sus medicamentos con la ayuda de un pastillero compartimentado por días de la semana y horas de las tomas, por ejemplo.

Ventajas de la tecnología para la seguridad en el hogar

La tecnología es uno de los grandes avances para proteger a las personas mayores que viven solas y existen múltiples fórmulas para ello. Actualmente existen dispositivos a través de los cuales las personas de mayor edad pueden solicitar ayuda en caso de que lo necesiten. Entre ellos se encuentran los dispositivos de emergencia en forma de pulsador o reloj, como por ejemplo nuestro servicio de Protección Senior. Son cada vez más utilizados por las personas mayores, ya que con solo activarlos el usuario puede obtener la ayuda que necesita de forma casi inmediata.

Las alarmas de seguridad protegen a la persona que se encuentra dentro de la vivienda y tienen un manejo sencillo, lo que proporciona un extra de seguridad tanto por el día como por la noche. Estas alarmas, como las de Securitas Direct, cuentan con sensores que incluso permiten detectar un incendio, algo que puede ocurrir cuando cocinan personas que tienen algo mermadas sus capacidades.

Protección y seguridad fuera de la vivienda

Hay personas mayores que se desorientan cuando salen de su domicilio o tienen miedo de sufrir una caída. El servicio Guardián de Securitas Direct está pensado para evitar estas situaciones de potencial riesgo.

Este servicio combina la eficacia de la tecnología con la experiencia de un equipo de profesionales que evalúa cada caso particular. Funciona de manera sencilla a través del teléfono móvil y tiene dos funciones:

  • Un botón SOS que la persona mayor puede activar con solo pulsarlo si tiene un incidente o necesita ayuda. Cuando es pulsado, manda una alerta al equipo humano de Securitas Direct que activan los protocolos de actuación para verificar lo que ha ocurrido. Si la ocasión lo requiere se avisa a los familiares y a los servicios de emergencia.
  • El modo Acompáñame, orientado a que la persona mayor pueda sentirse segura en sus desplazamientos. Para utilizarlo, solo hay que señalar la hora estimada de llegada a nuestro destino. La aplicación irá recogiendo de manera periódica información sobre la localización del dispositivo y si el usuario no confirma la llegada en el tiempo fijado, los especialistas pondrán en marcha el protocolo de seguridad.

Proteger a las personas mayores que viven solas resulta necesario tanto para salvaguardar su integridad física como para incrementar la tranquilidad de sus familiares o personas allegadas. Un cambio de hábitos o las nuevas tecnologías pueden hacer que los mayores disfruten de sus años dorados con plenas garantías.