El m-learning, también conocido como mobile learning, aprendizaje móvil o aprendizaje electrónico móvil, es una forma de adquirir conocimientos que utiliza dispositivos móviles que tengan conectividad inalámbrica, como pueden ser un Smartphone, una PDA o una tablet.

El número de usuarios de telefonía móvil no deja de crecer y el sector educativo no puede vivir ajeno a esta realidad. El m-learning se adapta a los gustos y necesidades de los alumnos, manteniéndoles motivados para el aprendizaje.

 

Características del mobilelearning

El mobilelearning, apoyado en las nuevas tecnologías, no necesita que el alumno se encuentre en una ubicación fija, por lo que facilita el aprendizaje en cualquier momento y lugar. Para ello, se utilizan canales propiamente digitales, como foros, correo electrónico, páginas web o plataformas educativas. Entre las características de este método de aprendizaje se encuentran las siguientes:

  • Conectividad: el alumno accede a Internet y, por tanto, a los contenidos rápidamente.
  • Multifuncionalidad: aprendizaje multitasking con posibilidad de realizar múltiples tareas.
  • Personalización: cada alumno dispone de su propio dispositivo personalizado.
  • Flexibilidad: aprendizaje adaptado a cada necesidad.
  • Ubicuidad: se puede aprender desde cualquier lugar y en cualquier momento.
  • Accesibilidad: herramientas de uso gratuitas o de bajo coste.
  • Inmediatez: se encuentra lo que se busca de manera inmediata.
  • Portabilidad: el dispositivo siempre se lleva encima, lo que facilita su consulta.

En cuanto a los contenidos se refiere, tienen que estar adaptados a los dispositivos móviles, ser precisos y motivantes, con evaluaciones adaptadas y un diseño que resulte motivador para el alumno.

 

Diferencias con el e-learning

El m-learning es un método de aprendizaje derivado del e-learning, pero existen diferencias entre ambos modelos. La diferencia fundamental reside en la movilidad. Aunque en ambos métodos el alumno requiere de un dispositivo para el aprendizaje, el e-learning puede realizarse desde un dispositivo fijo, mientras que la característica fundamental del m-learning es que favorece la portabilidad, ya que se realiza a través del smartphone o una tablet.

Por ello, los contenidos del e-learning suelen ser más amplios y detallados, ya que el alumno puede dedicar más tiempo en cada sesión de aprendizaje, mientras que los del m-learning son cortos y ligeros, basados en minisesiones educativas de pocos minutos de duración que contienen imágenes, vídeos, infografías o cualquier otro elemento fácil de recordar.

El blended learning, por su parte, es una tendencia de aprendizaje combinado, que utiliza las metodologías tradicionales y las TIC, a través de e-learning y el m-learning. Una mezcla de enfoques pedagógicos que tiene como fin optimizar la eficiencia del aprendizaje presencial con las oportunidades que ofrecen los avances tecnológicos.

 

Ventajas y desventajas del m-learning

El m-learning presenta algunas ventajas frente a otros tipos de aprendizaje. Es un método que mejora la igualdad de oportunidades frente a la educación, facilita un aprendizaje personalizado y ofrece una respuesta inmediata por parte de los docentes. Además, fomenta el aprendizaje continuo, cooperativo y colaborativo, al igual que el Aprendizaje Basado en Problemas (ABP), al tiempo que integra a los estudiantes con discapacidad y optimiza la eficiencia educativa en relación a los costos.

Esta metodología facilita también el aprendizaje de idiomas y la adquisición de determinadas habilidades. El alumno tiene un mejor acceso a avisos y recordatorios, y fomenta la comunicación sincrónica (intercambio de información en tiempo real) y asincrónica (cuando no existe una coincidencia temporal). Por último, el m-learning permite la creación de nuevas comunidades de aprendizaje.

En cuanto a las desventajas, cabe citar que el alumno depende de la cobertura de la red y el ancho de banda, y tiene que utilizar sus datos para el aprendizaje. Además, los contenidos consumen espacio en su dispositivo. Por otro lado, la gran variedad de gadgets que existen en el mercado hace que los contenidos tengan que estar bien diseñados para que puedan visualizarse correctamente en todos ellos. La gran desventaja es, sin embargo, las elevadas posibilidades de distracción del alumno, especialmente si le llegan notificaciones mientras se está formando.

 

Algunas apps para optimizar el m-learning

Existen multitud de aplicaciones móviles para facilitar la labor de alumnos y profesores en el m-learning. Evernote está recomendado para tomar notas, mientras que Penultimate es perfecta para anotar manualmente.

También hay aplicaciones para ser usadas como cuaderno del profesor, este es el caso de IDoceo, y apps para la creación de contenido, como Socrative. VideoScribe está recomendada para crear presentaciones y SoundCloud es ideal para hacer grabaciones o programas de audio. En cuanto a aplicaciones con capacidad de alojamiento, una de las más utilizadas es Dropbox.

 

Perfil de los alumnos

El m-learning no encaja con todos los perfiles de alumnos. En general, se considera que es más útil para los llamados “trabajadores móviles”, es decir, empleados cuyas funciones laborales exigen movilidad y que de otra manera no podrían acceder a una formación continua.

También resulta ideal para estudiantes de universidades y escuelas de negocio, ya que les permite estar conectados en todo momento. Por último, el mobile learning se considera un buen método de aprendizaje para personas de baja laboral o con dificultades de movilidad.

En paralelo al avance de las nuevas tecnologías, el m-learning es una metodología educativa que ofrece grandes oportunidades y un innovador sistema de aprendizaje, especialmente motivador.  La posibilidad de aprendizaje 24x7x365 constituye todo un avance que el sector educativo no puede desaprovechar.